Placeholder image Placeholder image Placeholder image
10 Sep - 14 Nov 2015

PALOMA POLO
UNREST
In collaboration with Radha D'Souza


(Even if we are not in direct action) our cameras are, technically and chemically, tools of activism1

 

Parra & Romero se complace en presentar la primera exposición individual en la galería de Paloma Polo (Madrid,

1983). Bajo el título Unrest, se nos presenta un proyecto de investigación colaborativo que la artista ha desarrollado en Filipinas, donde trabaja desde los dos últimos años. La exposición incluye un film y un proyecto fotográfico realizados en el curso de su actividad en Filipinas. Completa la muestra una publicación en la que Polo y su colaboradora Radha DSouza disertan sobre la capacidad del arte como herramienta de transformación social. Una de las cuestiones centrales a la reflexividad crítica que la artista desarrolla en su práctica actual.

 

En noviembre de 2012, Paloma Polo realiza un viaje prospectivo a Filipinas como respuesta, en primera instancia, a una invitación de Theo Tegelaers, director de SKOR (Foundation for Art and Public Domain) y en el marco del programa The Ultraperipheric. La idea de esta plataforma es la de generar proyectos artísticos en áreas periféricas desde una perspectiva geográfica, política o social, investigando sobre las condiciones sociopolítico, legales, económicas o psicológicas de una región determinada, con el objetivo de poner de manifiesto y contrarrestar los mecanismos responsables de su condición precaria y, potencialmente, para llegar a diferentes interpretaciones e ideas para el uso de la tierra.

 

Para Polo, este viaje supone además la oportunidad de tomar distancia en relación a las exigencias y condicionantes del sistema del arte, pero también de las estrategias y modos de hacer de su propia práctica como artista. Y más allá aún, con la clara determinación de llevar a cabo una reflexión profunda sobre el rol del arte y de los artistas en el presente. Este gesto responsable tiene también algo de incierto e intuitivo, y lo que en principio fue un viaje de estudio se transforma en poco tiempo en una experiencia vital definitiva, reflexiva y crítica, en la cual, dos años después, Polo sigue inmersa.

No es extraño que Filipinas, un país con una larga historia plagada de azotes de la naturaleza y convulsiones

políticas, y con un pasado colonial e imperialista que sigue estando presente de manera rotunda en su sociedad y en las directrices políticas y económicas del país, haya reclamado la atención de Polo. Algunos de sus proyectos anteriores incidían precisamente en las relaciones entre el desarrollo del conocimiento científico y la expansión colonial e imperialista de las potencias europeas a lo largo de los dos siglos precedentes2. Sin embargo, el conocimiento directo de Filipinas, emblema paradigmático de mecanismos que continúan perpetuándose hoy en día acaso de manera más violenta, provocan y reafirman aun más en Polo una consciencia y necesidad de actuación efectiva.

 

 

______________________________________________________________________

1 Frase recogida en el largometraje documental Une Jeunesse Allemande (2015) de JeanGabriel riot. El film trata sobre la RAF grupo terrorista alemán fundado a principios de los años setenta por Andreas Bader y Ulrike Meinhof y las imágenes que esta historia ha generado.

 

2 Temática abordada por Paloma Polo en su exposición Posición Aparente, MNCARS, 2012.

 

El drama que vive la población indígena de la provincia de Aurora, despojada de sus derechos históricos sobre la tierra de manera violenta para reconvertirla en uno de tantos enclaves políticos y económicos que se imponen estratégicamente en el sudeste asiático y en el resto de países del tercer mundo, constituye el punto de partida de las actuaciones de la artista. La investigación que caracterizaba a sus proyectos anteriores se transforma ahora en participación activa sobre el presente, y la metodología y estrategias que venía aplicando a su trabajo se amplifican en otras direcciones que forzosamente van a generar nuevos gestos artísticos. En efecto, las imágenes que ahora se presentan en esta exposición son el resultado de un nuevo modo de hacer basado en procesos colaborativos y con el objetivo de entablar diálogo, en primer término, con las poblaciones indígenas que están viendo como sus derechos fundamentales están siendo brutalmente atropellados. Pero también con los grupos de activistas que desde diferencias instancias del país están denunciando, a través de una de las luchas emancipadoras mas largas y consolidadas pero a la vez menos reconocidas internacionalmente, las políticas neoliberales del gobierno filipino en favor del sector privado y de los intereses imperialistas del sistema capitalista mundial.

La publicación que acompaña a esta exposición introduce además, a partir de una conversación entre la artista y

Radha DSouza, la idea de que la filosoa y el arte-­‐ son la base y requisito esencial para impulsar transformaciones sociopolíticas humanamente progresistas.

 

Es a partir de este conjunto de voces, y de las actuaciones precisas que a lo largo de más de dos años se han sucedido en forma de conversaciones privadas, testimonios, debates públicos, filmaciones y viajes, desde donde Paloma Polo ha edificado un cuerpo de trabajo lido y responsable con el presente.

 

 

Juan de Nieves

 

 

 

 

Paloma Polo vive y trabaja entre Ámsterdam y Manila. Su trabajo ha sido presentado de manera individual en el Museo Nacional Reina Soa o colectivamente en la Exposición Internacional de la 55ª Bienal de Venecia, entre otras instituciones. Entre 2007 y 2009 participó en la residencia artística De Ateliers, Ámsterdam y en 2010 en Gasworks, Londres. En 2013 obtuvo una plaza como Visiting Research Fellow en el Centre for International Studies, University of the Philippines Diliman. Desde entonces está establecida primordialmente en Manila aunque normalmente reside en Amsterdam, donde trabaja en colaboración con movimientos sociales.